Categories Branding, Diseño Digital, Inspiracional, Marketing estratégico

Mr. Milú

Una de las agencias más importantes de Madrid decide contar con nosotros para el desarrollo de su nuevo Naming & Branding.

Este proyecto ha sido uno de los trabajos más difíciles de “Lesap” en el 2016, cambiar una identidad con raíces e historia es quizás unas de las cosas que más respeto nos da, dejar en nuestras manos una responsabilidad tan grande ha sido una experiencia inolvidable de reflexión y meditación.

Todo parte de la capacidad propia del ser humano para expresar pensamientos y sentimientos por medio de la comunicación, esta fue nuestra inspiración, enseguida nos vino a la cabeza una idea: ¿Por qué no crear un lenguaje propio a través de piezas simulando el código de programación?.

La identidad corporativa es más que un logotipo, refleja los valores y la filosofía de la empresa.

Es el momento de cambiar las reglas del juego, es el momento de hablar de forma diferente.

La esencia de las ideas sale en las conversaciones, en el dialogo de historias personales y profesionales. El Brief es el documento que nos permite crear el camino para poder obtener el resultado correcto. Tras pedirles a los fundadores una reflexión aislada y personal de los valores de la empresa detectamos un mismo hilo conductor: empiezan trabajando de forma independiente y deciden unirse para afrontar grandes proyectos como proveedores para agencias latino americanas, esto les permite detectar un fallo que quieren cambiar radicalmente. Ellos buscan tener un diálogo cercano con el cliente, creen que es la clave del éxito y saben que no es lo común en las agencias desarrolladoras. Pero ellos tienen un perfil amigable y quieren desterrar el estereotipo de “programador introvertido”.

Tras múltiples reuniones entendimos claramente la clave, dos palabras que lo cambian todo “cercanía/sintonía”.

Al definir la personalidad de la marca entendimos el carácter emprendedor y extrovertido de nuestro cliente, esto le da un valor diferenciador en el mercado a la hora de afrontar los proyectos digitales, normalmente, el área de desarrollo siempre es la parte más rígida e intransigente, en este caso los fundadores son receptivos a la estrategia del negocio, son friendly projects.

El primer paso fue la toma de decisión entre la agencia creativa y la consultoría. Desarrollamos dos conceptos de naming: una línea más descriptiva para la consultoría, y otra línea actitudinal y creativa para la agencia creativa de desarrollo, era necesario visualizar la diferencia entre los dos conceptos para poder valorar con criterio la decisión, ya que este punto marcaba claramente una línea u otra.

Su elección fue unánime, apostaron por una agencia creativa de desarrollo y esto nos llevo a un naming actitudinal.

Empezamos trabajando desde un focus concreto: la relación agencia/cliente. Teníamos que buscar una filosofía que transmitiera los valores de cercanía y sintonía que nuestro cliente había remarcado en el brief. Nuestra inspiración vino a través de uno de los personajes de ficción más influyente del siglo XX: “Les Aventures de Tintin et Milou”, encontramos una similitud atractiva en los valores de la extraña relación entre el personaje y su mascota. Tintín es un intrépido reportero aventurero, este personaje podría parecerse a los futuros clientes emprendedores y también aventureros que quieren transformar sus empresas al digital. Milú es el único compañero de Tintín, en este caso es la agencia que acompaña al cliente y le aconseja en sus tomas de decisión.

Además Milú tiene unos valores asociados al carácter de nuestro cliente: es el único compañero de su dueño, ambos mantienen verdaderas conversaciones, donde el perro ocupa por momentos el lugar de confidente y el de confesor. A diferencia de su dueño, Milú se caracteriza por tener los pies en la tierra, siendo su principal aspiración el alcanzar la tranquilidad. Se deshace de sus vacilaciones cuando se trata de rescatar a Tintín, para lo cual recurre a su ingenio y su valor. El naming nos permitía obtener unos valores asociados a nuestro cliente, es una forma muy cómoda de comunicarnos con el mundo a través de la similitud con un personaje ficticio conocido por todos.

Nace un nuevo naming: “Mr. Milú“.

Para remarcar la importancia de la relación en sintonía y cercana que quiere tener la agencia con sus clientes, acompañamos el naming con un slogan en su fase inicial, “Mr. Milú · friendly projects”. Este slogan nos permite crear una rama independiente en la agencia para proyectos propios creativos que refuerzan los valores de la agencia. Friendlyprojects es el espacio digital donde podemos encontrar ideas creativas. En uno de los próximos artículos del blog hablaremos del primer proyecto creativo para el lanzamiento de la marca.

El siguiente paso fue un gran reto, “Mr. Milú”, no debía asociarse gráficamente al aspecto del personaje, tenia que aprovechar sus valores pero tener su propia identidad visual.

Era el momento de empezar con el branding, nuestra primera fase fue la selección del diseñador que iba a desarrollar esta ardua tarea. Necesitamos un perfil digital experimentado, buscábamos un referente que aportará ese plus creativo. Después de reflexionar y tras estudiar muchos perfiles de grandes candidatos, optamos por una elección segura: Isaac Leon, una de las mentes más privilegiadas del panorama internacional del diseño. Uno de los valores distintivos por los que optamos al seleccionarlo fue la confianza y larga amistad que nos une con él,  gracias a varios trabajos realizados anteriormente con nosotros ya sabíamos claramente el mensaje que teníamos que transmitirle, efectivamente entendió y asumió el reto.

En el brainstorming recordamos con cierto humor las interminables videollamadas discutiendo amigablemente con “Lion” (nuestro apodo cariñoso para referirnos a Isaac Leon) sobre la definición de las líneas creativas de la marca. Un día en uno de esos skype hablábamos sobre la esencia de la agencia de nuestro cliente: el desarrollo. Los fundadores eran programadores y esto era importante reflejarlo. Indagamos en descontextualizar el significado de “El código” y convertirlo en una forma de lenguaje. El principal servicio de la agencia es y será el desarrollo digital, pero ahora se amplía a: diseño, marketing y estrategia. Nosotros queríamos reflejar la amplificación de estos servicios a través de la identidad del cliente sin tener que explicarlo. Enseguida nos vino a la mente una ejemplo inspiracional: la forma con la que algunas marcas tecnológicas enseñan a los niños a programar, lo están haciendo a través de bloques de color que representan los módulos de código.

Y pensamos: ¿Por qué no crear un código de lenguaje visual mediante el ensamblaje de piezas que formen el naming?, una exclusiva manera de mimetizar el diseño con la programación, es el nuevo lenguaje, piezas sobre piezas que forman un logotipo, es el código de Mr. Milú.

Una identidad creada a través de la construcción en grupo, por si solas las piezas no funcionan pero en conjunto, transmiten un significado: la importancia de la sintonía para entender el objetivo. La unión de departamentos independientes en un solo proyecto para obtener un objetivo, la notoriedad. Es sin duda, una bonita forma de ver el trabajo en equipo, lo vital de la cercanía para entender la mente del cliente.

Así observamos la identidad desde distintas interpretaciones.

Ver el resultado en nuestro showcase: proyecto Mr. Milú.

Share